MiaLuna y Piso Pélvico

MiaLuna y Piso Pélvico

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:blog
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

¿Sabías que el piso pélvico es un conjunto de músculos, ligamentos y fascias que cierran nuestra pelvis por debajo?

Es una hamaca que se extiende entre el pubis, el sacro (situado en la pelvis, al final de la columna vertebral), el coxis y los isquiones (dos huesos puntiagudos en la parte inferior de la pelvis). Tiene músculos superficiales y profundos. Su principal función es sostener los órganos pélvicos como vejiga, uretra, útero, vagina, recto, etc. Estas estructuras se encuentran en íntima relación con la musculatura del piso pélvico, determinando, no sólo la correcta posición de los órganos, sino que, además, deben permitir y facilitar sus funciones: la micción, el coito, el parto y la defecación. Asegurando, al mismo tiempo, la continencia urinaria y fecal en reposo y durante las actividades de la vida diaria.

MiaLuna ha sido para nosotras una increíble herramienta de descubrimiento, exploración y autoconocimiento. Te permite conocer tu vulva y vagina… ¡porque son distintas! ¿Sabías?

La vulva contiene múltiples estructuras como: labios mayores, menores, clitoris, meato urinario y músculos superficiales (transverso superficial, isquiocavernoso y bulbocavernoso). La vagina, a su vez, es un órgano tubular y fibromuscular que se ubica entre la vulva y el cuello uterino, y termina en los fondos de saco alrededor del cuello del útero, ahí es donde se ubica tu MiaLuna.

Su longitud es de 7 a 10 cm y el ancho de 3 a 5 cms.

Sus dimensiones varían entre una mujer y otra en el curso de la vida, su elasticidad permite ADAPTACIÓN VAGINAL, por ejemplo, con la excitación sexual hay alargamiento y ensanchamiento de los dos tercios superiores de la vagina. Dentro de este mismo contexto es que podemos derribar el mito de que la copa menstrual agranda la vagina, la verdad es que se ADAPTA.

En el caso del suelo pélvico, la copa puede ayudarte a conocer tus músculos internamente, a identificar su tonicidad a la hora de insertarla, y el hecho de usar la copa en sí mismo, es un ejercicio de contracción (al tenerla dentro para sostenerla) y distensión (relajar cuando la sacamos).

¡¡¡Por eso la primera invitación es a ser consciente, observar y explorar nuestro sistema genitourinario, acercarnos más a nuestro cuerpo y descubrir que somos perfectas!!!

Kinesióloga Katherinne Albornoz R.
Especialista en rehabilitación pelviperineal.

Deja una respuesta